Publicidad

Los fondos de cobertura se encaminan a sus niveles precrisis

 

Los fondos de cobertura están volviendo, e inversionistas ávidos de retornos están ensanchando el sector a un tamaño no visto desde que la crisis financiera redujo su perfil.

Los activos totales de los fondos de cobertura están acercándose a los US$2 billones y pronto se espera que sobrepasen su apogeo a comienzos de 2008, según analistas del sector. Incluso los fondos nuevos y más chicos, que eran evitados por muchos inversionistas tras la crisis, se están beneficiando.

La resurrección de los fondos de cobertura, que invierten dinero para personas adineradas, fondos de pensión y otros inversionistas grandes, representa otra señal de que los efectos de la crisis financiera están disminuyendo.

El sector sufrió su peor año hasta la fecha en 2008, y el fondo promedio perdió 19%, según la firma de investigación Hedge Fund Research Inc. Tales pérdidas, junto con retiros de clientes y la liquidación de algunos fondos, redujeron el tamaño del sector en aproximadamente un cuarto.

La industria había estado recuperándose lentamente desde comienzos de 2009. Los fondos de cobertura recaudaron una cantidad neta de US$55.500 millones de dinero nuevo en 2010, la mayor suma desde 2007, según Hedge Fund Research. Se espera que los números para el primer trimestre de este año también sean robustos.

Los avances están viniendo a pesar de un desempeño últimamente deslucido. El fondo promedio ganó 20% en 2009 y 10,3% en 2010, según Hedge Fund Research, no logrando igualar los avances de 26,5% y 15,1% en el índice bursátil Standard & Poor’s 500 en dichos dos años.

En el primer trimestre del año, el S&P 500 subió 5,4%, más del triple del avance promedio de 1,6% de los fondos de cobertura, según la firma de investigación.
[fondos] Bloomberg News

John Paulson, presidente of Paulson & Co.

Los fondos de pensión y otros grandes inversionistas, empero, necesitan diversificarse más allá de las acciones y el actual entorno de bajas tasas de interés ha dificultado encontrar rentas atractivas en otras partes.

Muchos fondos de pensión e inversionistas institucionales asignan partidas relativamente pequeñas de su dinero a los fondos de cobertura. Aun cuando los fondos de cobertura con frecuencia no se ponen a la par de las alzas de la bolsa, pueden minimizar pérdidas cuando se hunden los mercados bursátiles.

“Los influjos a los fondos de calidad se han reanudado”, dice Lawrence Robbins, de 41 años, jefe de Glenview Capital Management, que tiene US$5.100 millones en activos. La firma sufrió pérdidas significativas en 2008, pero ha atraído más de US$1.000 millones en nuevo dinero desde que tocó fondo, según una persona familiarizada con la firma.

“La mayoría de los gestores tuvieron el mejor año de su vida en 2009, pero los inversionistas se quedaron afuera. Ahora están volviendo”, dice Robert Discolo de PineBridge Investments, que ha invertido US$4.300 millones en varios fondos de cobertura en representación de inversionistas.

No obstante, los gestores de fondos dicen que el sector no tiene la misma pujanza de antes de la crisis financiera, cuando estaba creciendo más rápidamente y a los nuevos administradores les resultaba fácil recaudar dinero.

El sector está cargado de nuevas reglas que nacieron de la crisis. Los inversionistas están siendo más selectivos sobre el destino de sus inversiones.

Los fondos de cobertura siguen estando restringidos en su uso de apalancamiento, o sea la toma de préstamos para ampliar sus retornos, lo cual eleva el riesgo. Los administradores están recelosos del escrutinio de investigaciones de corretaje con uso indebido de información privilegiada y las exhortaciones de Washington a una mayor regulación.

“Los inversionistas no se van a quedar si no hay desempeño”, dice Samuel Hocking, jefe global de ventas para la filial de corretaje de alto nivel de BNP Paribas, que financia operaciones de fondos de cobertura. El terremoto y el tsunami en Japón añadieron incertidumbres en marzo. “Les recuerda que todo esto está frágil”, dice Hocking.

Después que los inversionistas se alejaron del sector en 2008, la mayor parte de nuevas inversiones fue a fondos de grandes nombres con más de US$5.000 millones, como Paulson & Co. y Bridgewater Associates. Pero recientemente, los inversionistas están nuevamente escribiendo cheques a firmas menores.

“Los fondos se han vuelto gigantes. Más chico puede significar más ágil”, dice Alissa Douglas, quien supervisa inversiones de fondos de cobertura para C.M. Capital Corp., una firma de Palo Alto, en California, que invierte los activos de una familia china.

Richard Taglinetti, de Corinthian Partners, de Nueva York, que vincula inversionistas con fondos de cobertura pequeños que buscan dinero, dice que los fondos tendrán que comenzar a registrar mejores números para que el dinero siga entrando.

“Probablemente veo 30 gestores emergentes cada semana, de materias primas a deuda, y la mayoría no está generando ninguna clase de renta digna de mencionar”, dice. “Muchos dicen, ‘preferiríamos quedarnos con los grandes’, pero los grandes también tienen un desempeño deslucido”.

Por Jenny Strasburg y Steve Eder

Via: WSJ

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *